Bitrate de video o tasa de bits: ¿qué es?

Bitrate es una palabra que comienza a escucharse cada vez más y esto tiene mucho que ver con el auge de los videos en las redes sociales. Esto ha llegado a tal punto que ahora se hace casi indispensable saber de este tema. Pero no te preocupes, porque aquí te lo explicaremos todo.

Bitrate

¿Qué es un bitrate?

Es posible que hayamos oído infinidad de veces el término “bitrate”. Por lo general esto ocurre cuando alguien con algunos conocimientos, habla de la calidad de un video o audio digital.

Esta es la manera en que hemos conocido que “bitrate”, o tasa de bits como se dice en español, se trata del elemento o unidad por el que se define el flujo de datos. Pero aún quedan dudas sobre qué es con exactitud el bitrate. Una duda más que justificable, toda vez que no sólo en el ámbito del video y audio digital se emplea este parámetro.

Resulta que como la resolución y el formato final tanto del video como del audio digital, hay otro factor de primer orden. Nos referimos, claro está, al bitrate, ya casi que indispensable para lograr un nivel de excelencia en una imagen o sonido.

El bitrate de un vídeo digital

Grosso modo ese puede ser el concepto de bitrate, aunque vale la pena ahondar más sobre el punto. De tal manera que creemos conveniente asociar el término a un video digital. Así se puede decir el bitrate es la tasa de datos o, en otras palabras, la cantidad de información que reproduce un computador por cada segundo.

Por consiguiente, en tanto mayor sea el flujo de datos/segundo, más calidad tendrá el video. Precisando que tal flujo se mide en kilobytes/segundo. Es decir, que mientras más kb/s, mejor calidad del vídeo tendremos. No debe extrañarnos que haya quienes aseguren que el bitrate es más descollante que la resolución, al momento de evaluar la calidad de un film.

Esto se debe a que resulta relevante que un vídeo se vea en 4K, si no se reproducen una cantidad importante de datos para llenar ese espacio con la información necesaria y suficiente como para que todo se vea con precisión y exactitud.

En palabras más técnicas, podemos señalar que es como que un vídeo FullHD a 1820×1090 px y 400 kb/s se verá bastante peor que un VCD de 361×292 px a 1240 kb/s.

Así son las cosas, si alguna vez estimas que un vídeo se ve mal, puedes intentar chequear el bitrate. De esta manera podrás saber si es culpa de la señal o si por el contrario es que el vídeo en sí es de mala calidad.

Bitrate

Otra explicación: el tamaño no lo es todo

Como ya hemos señalado, el bitrate alude la cantidad de información al reproducirse un fichero de video. Un video que resulta inteligible para nuestra PC en el transcurso de cada segundo. De esta manera, igual que ocurre con el tamaño de la imagen, cuanto más elevado sea el flujo de datos, mayor será la calidad del material.

En este punto nuevamente nos recalcamos el bitrate puede ser más relevante que el tamaño para definir la calidad de la imagen. Esto es porque en la visualización de un video que tenga gran tamaño, siendo que al mismo tiempo su flujo de datos es pobre, estamos frente a un trabajo de muy baja calidad.

De tal suerte que podemos inventar un caso para hacernos una idea. Supongamos dos Periféricos de entrada: un DVD de 745×582 px de resolución y de aproximadamente 8 Mb/s, en contraste con un Blu-ray de 3741×2263 px y de 50 Mb/s. Pues seguro que el segundo caso nos dará una visualización de video de más elevada calidad, pero el PC tendrá que exigirse más para reproducirlo.

Tengamos presente que en el supuesto citado para tener una idea, si bien en uno de los casos el tamaño de pantalla es mayor, la verdad es que su ancho de banda es pobre. Esto se debe a que los datos acopian la información relacionada a la luminancia y el color del video.

Así, cuando el flujo de datos es escaso, el PC se verá obligado a reunir una colosal cantidad de píxeles que contienen igual información. Con esto se genera una redundancia que incide de manera directa en la nitidez del video.

Bitrate

Por qué es tan importante Bitrate en el mundo digital

Los aparatos electrónicos han logrado operar a velocidades inimaginables en cuestión de muy poco tiempo. Es por eso que actualmente siempre estamos esperando que nuestros aparatos nos respondan al instante y sin titubeos. Entiéndase, entre muchos otros:

  • Smartphone
  • Tabletas
  • PC
  • Disco rígido

En esta visión influyen muchos y diversos factores. Aunque uno de los más resaltantes es la tasa de bits al que el aparato es capaz de procesar e intercambiar información.

La expresión “tasa de bits”, empleada en la Tecnología e informática, alude la cantidad de bits que se logran transferir en una unidad de tiempo precisa y mediante un entramado de transmisión o entre dos aparatos digitales. Según el contexto en que la expresión se emplee, la tasa de bits o bitrate como se le llama en inglés, se calcula en kilobits por segundo (Kbit/s) o megabits por segundo (Mbps).

Pero sin considerar la unidad en que se calcula el bitrate, las cifras más elevadas invariablemente quieren decir que hay un registro mejor y de mejor factura. No obstante, debemos recordar que igualmente valores bajos de tasa de bits pueden significar un menor proceso de la señal mediante Componentes del hardware, muy necesario en aparatos como celulares inteligentes, tabletas o netbooks.

Tasa de bits en Internet

Ahora veremos lo relacionado a la tasa de bits vinculada a Internet. En este caso, a mayor tasa de bits se entiende como de mejor calidad. Esto es porque el contenido que llega desde la Web baja más rápido. En otras palabras, mientras más elevado sea el bitrate que nos ofrece la operadora (ISP), más expedita será la conexión y podremos navegar como mucha más comodidad.

Más claramente: un más elevado bitrate para navegar en Internet, quiere decir posibilidad de streaming y de videos de alta definición. Pero también nos permitirá jugar en línea sin molestos retrasos y bajar ficheros colosales sin problemas y en escasos segundos.

Ahora, si queremos conocer exactamente el bitrate que nos entrega nuestra ISP, te confesamos que es muy fácil. Sólo debes ingresar con tu navegador a un sitio que dedicado a realizar esta prueba. Uno de los más reputados es Speedtest.net. Esto también responde la recurrente pregunta que nos hacemos, sobre “¿Cuántos megas tengo?

Tasa de bits en el audio y el video

Pero si hablamos de bits audio y video, el significado de la expresión “tasa de bits” cambia un poco del que ya hemos empleado para el caso de Internet.

En este sentido, la tasa de bits o bitrate alude la cantidad de datos acopiados por cada segundo de datos que ejecutan. Sirva de explicación lo siguiente: un fichero MP3 de una canción a 321 kb/s ofrece una calidad mucho mejor que el mismo fichero codificado a 123 kb/s. Pero esto sólo será posible siempre que ambos ficheros hayan sido elaborados en la misma fuente.

No obstante es bueno recordar, que si la fuente desde donde obtuvimos los ficheros era de muy pobre calidad, entonces la copia será igualmente de muy pobre calidad, haya sido obtenida a 123 kb/s o a 321 kb/s.

Algo similar se da con los videos. Donde una tasa mucho mayor de bits otorgará una calidad de visualización muy superior que un video con la misma resolución, aunque a una tasa de bits más baja.

Mayor resolución más alta bitrate

Vale esperar que la tasa de bits se eleve cada vez que la resolución crezca, como consecuencia de que una cantidad de datos mayor está siendo chuequeada. Esto quiere decir, que si las elevadas tasas de bitrate son capaces de ofrecer excelente calidad de visualización, igual requieren de mucho más trabajo por parte del hardware. Así se ve obligado, sobre todo un hardware modesto y más viejo, a generar pausas y baches.

Otro de los rasgos que de igual manera hay que tener presente, por su relevancia, son las versiones en fichero de video. Estos emplean diferentes grupos de algoritmos de compresión, con los que también se puede lograr una elevada calidad con una tasa de bits más modesta.

No obstante, la saturación de proceso para estas modalidades de videos, también puede interferir con el procesador. Lo mismo se puede presentar con los programas involucrados en la decodificación.

Tasa de bits de transferencia en discos rígidos y discos SSD

Este es un parámetro al que la mayoría de los usuarios no le presta atención al referirse a discos rígidos o SSD. Sin embrago, es uno de los factores demás relevancia, incluso que la capacidad de acopio o la velocidad de rotación. La bitrate o tasa de bits, en este ámbito, establece la rapidez de lectura y escritura de estos aparatos de acopio. En este caso, es el parámetro más valioso a tener presente, toda vez que incide en el rendimiento que obtendremos de los mismos.

En este sentido, si tenemos una tasa de transferencia baja, el aparato efectuará todos los trabajos de acopio y lectura. Esto tendrá un impacto en los tiempos empleados para acopiar ficheros grandes, así como en el rendimiento de programas y juegos.

Hay que tener presente que los discos rígidos tradicionales, por lo general ofrecen en todos los casos, igual rapidez de escritura o lectura. Sólo hay una diferencia entre ellos, que es su capacidad y velocidad de rotación. La misma está por el orden de los 5.400, 7.200 ó 10 mil RPM.

Por el contrario, los discos de acopio SSD no basan su rapidez de lectura y escritura en las RPM a que rotan sus motores o platos. Esto es porque emplean chips que controlan esa rapidez.

En este punto, vale destacar que las tasas de bits a las que son capaces de trabajar estos SSD (en la versión de gama media), se estiman en 500 Mb/s y 200 Mb/s para la escritura. Mientras que los SSD de gama alta, pueden alcanzar velocidades de 500 Mb/s en ambos casos, es decir, tanto para escritura como para lectura.



También te puede interesar:
Comprar Seguidores
Letras para Instagram para cortar y pegar

ParadaCreativa*
Descubrir Online*
IK4*
MiBBMeMima*
Tramitalo*
Minimanual*
Un Como Hacer Todo sobre Tecnología
Tarabu*
Ejemplos NXt*
GamingZeta*
LavaMagazine*
TipoRelax*
Trucoteca*
ZonaHeroes*
Nosbi* Actualidad
TipoRelax*