Las canciones infantiles han sido el mejor recuerdo de nuestra niñez gracias a la iniciación musical que propone. Con ellas, hemos aprendido muchas cosas sin darnos cuenta; desde jugar, compartir y crear lazos de amistad que permanecen presentes.

También, se han convertido en una estrategia lúdica y didáctica de aplicación indispensable en las actividades escolares. Canciones especiales como “Cocherito leré” y “Aprendiendo las vocales” que nos recordarán nuestra infancia.

Jugar en la escuela o en las fiestas son oportunidades especiales para que los niños aprendan y desarrollen destrezas.

Anímate a buscar en tu memoria y te sorprenderás al encontrar muchas músicas acompañadas de momentos felices y divertidos. Estas rimas, sin duda, son parte de ti desde siempre y te acompañarán toda tu vida proporcionándote momentos especiales.

¿Eres de los que te apasiona el mundo de la música y la infancia? ¿O simplemente quieres encontrar una estrategia perfecta para la diversión, aprendizaje, compartir y crear sanamente?

Por cualquiera de los dos motivos ¡estás en el lugar correcto! Conviértete en todo un experto de músicas infantiles, y adéntrate en este mágico mundo de armonía y felicidad. ¿Te animas?

¿Cómo surgen las canciones infantiles?

Los orígenes de la música son casi desconocidos. Aunque, se presume que se inició simultáneamente al origen del lenguaje ya que se empleaba solo la voz.

Es así como la necesidad de jugar, arrullar y bailar se sumó a la música, siendo los niños los primeros beneficiados de este arte. Es así como las antiguas rondas y juegos evolucionaron. De allí surgen, lo que hoy llamamos canciones infantiles, con el propósito de distraer a los niños en tiempos de guerra.

Las músicas preferidas de tu niñez las aprendiste de tus padres, maestros, compañeros de juegos, pero especialmente de tus abuelos. Estas se transmiten de generación en generación y forman parte de la tradición y cultura de una zona.

De hecho, cada país y región tiene su propia música para niños muy propias y alusivas a personajes, lugares y hechos del lugar.

Algunos datos interesantes son:

  • Cucú cantaba la rana” se escribió en 1657 por Luis de Belmonte Bermúdez de origen sevillano.

  • Mambrú se fue a la guerra” se originó en la Francia de 1709 en la víspera de la Batalla de Malplaquet.

  • Que llueva, que llueva, la Virgen está en la cueva” se originó en la provincia de Altura en Castilla. Surgió como una súplica a la Virgen de la Cueva en 1726 para librarse de una penosa sequía.

Debes saber que a partir del siglo XX, los contenidos de las músicas infantiles se tornaron más didácticos. Esto es producto de reconocer y valorar la influencia que tienen en el aprendizaje más allá de un simple ejercicio recreativo.

Incluso, encontrarás que los filósofos de la antigüedad le atribuían a la música una influencia significativa en desarrollo psicosocial de los infantes.

Características este tipo de música

Las canciones infantiles tienen un propósito definido aunque no se note directamente. Cada canción infantil posee un mensaje educativo ya sea por su letra, música o por las actividades motoras que se realizan.

Por lo general, se acompañan con juegos que propician movimientos particulares en los niños para desarrollar sus destrezas y habilidades. Poseen letras sencillas con rimas cortas y notables, de fácil comprensión y con versos repetitivos para que puedan ser aprendidas rápidamente.

Verás que las letras de este tipo de músicas emplean palabras simples, comunes y de cómoda pronunciación. Son muy onomatopéyicas y de fonemas repetitivos que resultan simpáticas para los niños.

En cuanto al ritmo, armonía y melodía

Estas poseen un esquema de compases binarios tratando de dar sentido a las palabras. Inquieren estampar equilibrio entre la acentuación gramatical y la rítmica para combinar cuadratura y armonía respiratoria.

Las melodías son simples, encantadoras y de frases pequeñas con tonalidades DO mayor, SOL Mayor y FA mayor primordialmente.

Y si de armonía se trata poseen estabilidad tonal, por lo que no hay modulaciones. Los acompañamientos se mantienen en acordes básicos evitando la presencia de alteraciones accidentales.

La música según edades

Te preguntarás ¿Cuál es la mejor canción infantil para tu niño? Pues, la respuesta es simple: debes mirar sus intereses, la edad y sus aptitudes. Cada niño tiene sus particularidades que exhibe de acuerdo a la compañía que tiene: en familia, en la escuela o solo.

Para un niño de 3 años te recomiendo músicas que refieran a experiencias o vivencias. Acompáñalas con ritmos alegres y con movimientos en pies, manos, cabeza o cualquier otra parte de su cuerpo. Usa canciones de animales o mascotas conocidas que tengas en casa y dejen enseñanzas familiares.

Cuanto tu niño llegue a los 4 años puedes incorporar el ritmo haciendo que su baile tenga pulso y acento según lo marca la música. Agrega las palmadas y emplea onomatopeyas para que aprenda mediante repetición rápidamente.

A los 5 años ya puedes incorporar instrumentos musicales de percusión como panderetas al interpretar músicas con rimas.

Beneficios del uso de la música

Tus niños se verán favorecidos al facilitar su desarrollo psicomotor cuando empleas las canciones infantiles con fines pedagógicos y recreativos. Uno de los más notables es la facilidad para el aprender a leer y en las matemáticas, aunque son muchos más. Te describiré algunos de éstos:

  • En el lenguaje: Los niños que cantan tendrán mayor fluidez en el habla, mejor dicción y aprenderán palabras con mayor facilidad.

  • En lo motriz: Los niños que bailan y juegan al ritmo controlan mejor su cuerpo. Se propicia el ejercicio físico, la flexibilidad corporal y la coordinación motriz.

  • En lo cognitivo: Los chiquillos desarrollan mejor su capacidad retentiva, con mayor comprensión y concentración en las actividades indicadas. Estimulan la imaginación y la creatividad.

  • En lo musical: son parte de las estrategias para la iniciación musical. Ellas permiten desplegar armonía, control rítmico y la interacción musical.

  • En lo auditivo: Propician el gusto y preferencia por la música. Se desarrolla el “inteligencia musical” que favorece la ejecución de algún instrumento o el canto.

  • En lo psicológico: Refuerzan confianza, seguridad y autoestima mientras que promueven la alegría. Además, favorecen el acercamiento familiar y la consolidación de hábitos.

  • En lo social: Los juegos y músicas para niños permiten la integración de grupo, el compartir emocional y la interacción social.

  • En lo motivacional: Hay mayor interés y habilidad para aprender. La motivación para alcanzar metas se incrementa y generan un estado de alivio y esparcimiento.

Cómo influyen en el desarrollo intelectual

Si empleas este tipo de entretenimiento en tus niños estarás creando un ambiente asertivo, acogedor y estimulante que produce relajación, propiciando el aprendizaje.

Gardner en su propuesta de inteligencias múltiples te explica la existencia de 7 tipos, dentro de las cuales se enumera la inteligencia musical. Esta es la capacidad que tienes para pensar en términos de sonidos, melodías y ritmos, propiciando el aprendizaje.

Mediante la expresión musical, los niños se hacen más sensibles y emotivos. Las canciones infantiles hacen niños alegres, despiertos y vivases que están dispuestos a aprender e interactuar con ideas sorprendentes.

Recuerda que la mente de los niños es potencialmente más diligente para el aprendizaje, algo fundamental en su vida como adultos.

Lo que tu niño aprenda antes de los 7 años determinará su personalidad y consolidará el desarrollo progresivo de su inteligencia. Por ello, las canciones infantiles son fundamentales para enseñar valores y hábitos al mejorar su concentración mediante la lúdica presente.

También, puedes también favorecer la creatividad y la espontaneidad con el apoyo del proceso de aprendizaje asistido por músicas infantiles.

El desarrollo psicomotor del niño y las canciones infantiles

La importancia de la música en el desarrollo de la inteligencia del niño es evidente, gracias a que aporta progreso psicomotor.

Por ejemplo, una madre que dedica músicas infantiles a su bebé, incluso desde que está en el vientre materno. Este acto generará un beneficios especial, ya que el bebé será capaz de reconocer desde temprana edad la voz de su madre.

Los peques que han sido estimulados con músicas infantiles reaccionan favorablemente con conductas particulares ante estímulos musicales. Si lo arrullas para dormir, dormirá con esa canción cada vez que la escuche.

Si juegas con alguna canción, el niño reaccionará alegremente cuando la cantes nuevamente. Incluso intentará balbucear la canción, esto lo ayudará en el desarrollo del habla.

Cuando el niño avanza a los dos años, estará en capacidad de reconocer y aprender las partes de su cuerpo si empleas la canción adecuada. Al llegar a los tres años, tu niño repetirá fragmentos de su canción favorita e intentará moverse con ritmo.

A partir de cuatro años, el ritmo le ayudará a sincronizar su cuerpo y demostrará interés musical al interpretar algún instrumento.

¿Cómo se clasifican?

De acuerdo con la función que cumplen, encontrarás diferentes tipos de músicas infantiles. Algunas de ellas se apoyan en algún personaje de fantasía o algún animal para aprender de ellos. Otras son para cantarlas individualmente o en grupo.

Hay canciones infantiles para el realce de la navidad o de algún personaje que te enseña valores, idiomas o algún instrumento musical.

Las canciones infantiles pueden clasificarse desde el punto de vista pedagógico, recreativo o ambas. Desde lo pedagógico, conoce algunas de ellas:

Para jugar o lúdicas

Permiten la recreación o entretenimiento del niño mediante estrategias como la dramatización, el intercambio de prendas o las rifas. En las músicas infantiles para jugar puedes emplear también pelotas, cuerdas de saltar u otro objeto.

La idea es que el niño asocie la canción con la actividad motriz que se realiza mediante un baile o ejercicio físico:

A la víbora de la mar”

A la víbora de la mar

Por aquí podrán pasar

Los de adelante corren mucho

Y los de atrás se quedaran, se quedaran, se quedaran…

(Dos niños hacen el puente con los brazos. Uno es piña y otro es fresa. Por debajo pasan los demás en fila corriendo mientras cantan. Al parar la canción, se atrapa un niño que debe escoger entre piña o fresa para luego colocarse en la fila de la fruta escogida. Cuando ya no queden niños pasando por el puente, se lucha para ver quien resiste más. Gana el que tiene más niños)

Para dormir

También llamadas músicas de cuna o nanas. Ellas poseen melodías muy suaves y dulces que producen relajación y sueño como:

Estrellita ¿dónde estás?

Quiero ver tu luz brillar,

En el cielo, en el mar.

Un diamante brillaras.

Estrellita ¿dónde estás?

Quiero ver tu luz brillar

Para desarrollar hábitos

Son aquellas que ayudan a los niños a consolidar hábitos básicos como bañarse, comer o cepillarse los dientes. Un ejemplo muy conocido es:

Pimpón es un muñeco”

Muy guapo de cartón

Se lava la carita con agua y con jabón

Pimpón dame la mano

Con un fuerte apretón

Que quiero ser tu amigo

Pimpón pimpón pimpón

Músicas para demostrar habilidades

Como los acertijos o trabalenguas, donde las frases ocultan contenidos o se trasponen entre ellas para proporcionar fluidez en la dicción:

El perro de San Roque

El perro de San Roque no tiene rabo,
porque Ramón Rodríguez se lo ha robado.
El perro de San Roque no tiene cola,
porque se la ha comido la caracola.

Músicas para aprender

Estas músicas son las más populares porque permiten aprender números, letras, de los animales o partes del cuerpo como:

Los cinco dedos de la mano”

Los cinco dedos de la mano,

Los cinco dedos dormidos están.

Yo los despierto y los llamo,

Porque ya es hora de ir a pasear.

Éste, el más gordito, se llama pulgar,

Y el índice sirve para señalar.

Éste, que es muy alto, se llama corazón,

Pero dormiditos se quedan otros dos…

Si tienes anillo en éste lo pondrás,

Por eso se llama el dedo anular.

Venid que llamamos al más chiquitín,

Todos muy cansados se vuelven a dormir…

Canciones de excursión o de pasillo

Permiten acompañar a los niños cuando se realiza un paseo o caminata al aire libre. También puedes emplearlas para distraer a los niños mientras esperan en una fila o salón de clases.

Puedes acompañar el canto con las aplausos, zapateando o con algún instrumento según sea el caso.

Yo me muevo hacia delante,”

Yo me muevo hacia atrás,

Hacia un lado, hacia el otro,

Muevo el cuerpo sin parar.

Ahora soy un coche: rum, rum, rum

Ahora soy pez: shh, shh, shh

Ahora soy la nube: fff, fff, fff

Ahora soy un tren: chu, chu, chu

Y si de recreación se trata…

Las músicas infantiles para uso recreativo son las que se aplican en las jornadas vacacionales o grupos de excursionismo tipo Scouts.

Se apoyan en la creatividad de los participantes quienes pueden transformar los contenidos según las situaciones del ambiente. Encontrarás en estas canciones mucha dinámica, entusiasmo e imaginación.

  • Canciones pasivas: Son aquellas que tienen un ritmo lento y por lo general sirven para bajar el nivel de actividad. Se asemejan a las canciones para dormir ya que tienen poco ejercicio motriz.

La lechuza… Hace shhh

La lechuza, la lechuza,

Hace shhh, hace shh,

Todos calladitos, como la lechuza,

Hace shhh, hace shh (bis)

  • Canciones activas: Se caracterizan por la cantidad de ejercicio que invitan a realizar. Son de ritmo más rápido y se emplean para incrementa el nivel de energía del grupo.

La batalla del movimiento

Esta es la batalla del movimiento, (bis),

A mover los pies sin parar un momento (bis),

Los pies, los pies, los pies, los pies.

Esta es la batalla del movimiento, (bis),

A mover las piernas sin parar un momento (bis),

Los pies, los pies y ahora las piernas.

Esta es la batalla del movimiento, (bis),

A mover la cola sin parar un momento (bis),

Los pies, las piernas y ahora la cola.

Esta es la batalla del movimiento, (bis),

(Y se sigue con las demás partes del cuerpo)

  • Juego canción: Son juegos con ritmo como la “Serpiente buscando su cola” donde a través de la canción se invita a los demás niños a hacer una fila.

  • Seguidillas: Son músicas de repetición donde se suman elementos según se avanza como

A mi burro, a mi burro le duele la cabeza

El médico le ha dado una gorrita fresa

Una gorrita fresa…

Mi burro enfermo está…

A mi burro, a mi burro le duelen las orejas

El médico le ha dado jarabe de cereza

Jarabe de cereza, una gorrita fresa…

Mi burro enfermo está…

A mi burro, a mi burro le duele la garganta

El médico le ha dado una bufanda blanca

Una bufanda blanca, Jarabe de cereza, una gorrita fresa…

Mi burro enfermo está…

  • De contrapunteo: Son músicas donde se hay retos entre equipos que se invitan desde las canciones a cumplir tareas como es el caso de “Pecos Bill”.

  • De traslado: Son aquellas que se emplean para desplazar al grupo de niños de un lugar a otro.

Para delante, para detrás

Para delante, para detrás,

Hacia Granada te irás. (bis)

El tren chucuchucuchucu,

El tren chucuchucucha,

El tren chucuchucuchucu,

El tren chucuchucucha… (Estribillo)

Para delante, para detrás,

A la estación tú llegarás. (bis)

(Estribillo)

La industria musical infantil

Hoy en día se ha desarrollado toda una industria dedicada a la producción de música infantil. La televisión sirvió de gran ayuda en la promoción de las músicas infantiles gracias a la incorporación de programas para niños.

¡Y luego llegó el cine! ¿Quién no se ha emocionado con las películas de Disney y sus magnificos temas?

Recordarás personajes icónicos como Las Payasitas NiFuNiFa, Enrique y Ana o Xuxa años atrás. Y verás a La granja de Zenon, la Gallinita Pintada o las de Cleo y Cuquin que nos entretienen hoy en día con sus alegres músicas infantiles.

Los nuevos tiempos y el uso de la tecnología ha incorporando videos, cuentos y juegos. Estos buscan reforzar la enseñanza mediante las acciones lúdicas en línea o con recursos multimedia. Todo esto ha revelado la presencia de una industria de músicas infantiles que te permite educar a tus niños alegremente.

Cuando selecciones tus canciones infantiles, recuerda tener presente presente cuáles son los intereses del niño, su edad y aptitudes. Así podrás escoger el mejor repertorio que ayudaran a tu niño en aprendizaje divertido y provechoso en el desarrollo psicomotriz.

Te corresponde ahora, enseñar las mejores canciones infantiles y disfrutar de ellas con tus hijos. ¡Comparte tu experiencia en la caja de comentarios!