Actividades recreativas de la infancia: Juegos cuando éramos niños

¿Recuerdas a que jugamos cuando éramos niños? ¿Recuerdas todos los juegos tradicionales de la infancia? Si no lo recuerdas, ¡No te preocupes! En la siguiente entrada, refrescaré tu memoria para que traigas al presente todos los juegos cuando éramos niños.

Si naciste en los años 90, 80 y hasta más atrás, los juegos infantiles se iniciaban alegremente imitando personajes de las comiquitas y acababan a escondidas con galletas y la leche. Para nadie es un secreto que, en épocas pasadas con poca tecnología, la creatividad era la mejor herramienta de diversión.

Recuerda que divertirse no tiene edad, y jugar como niños es lo más divertido que hay. Sin duda, una época donde estábamos muy lejos de los juegos virtuales, la internet o de las redes sociales, donde crecimos entre risas y travesuras.

¡Salir a jugar! Recuerda cómo jugábamos

Recordarás la ansiedad que embargaba tu cuerpo al esperar que sonara el timbre del recreo en la escuela o terminar los deberes en casa para que te permitieran salir a jugar.

La pandilla de amigos estaba esperando por ti también, así que había que ser responsable pero rápido para cumplir y obtener el tan anhelado permiso. Pero luego, la alegría del compartir con los amigos garantizaba momentos inolvidables.

A continuación, te mostraré qué hacíamos y cómo jugábamos cuando éramos niños:

  • En los juegos cuando éramos niños prevalecían los valores como la amistad, el respeto, tolerancia y solidaridad.
  • La camaradería, complicidad y mucha audacia especialmente para tocar el timbre en la puerta del vecino y salir corriendo.
  • Las peleas se resolvían entre nosotros mismos sin ir al psicólogo porque al comenzar a jugar nuevamente, todo quedaba olvidado.
  • El compartir todo era una máxima absoluta e ineludible: las golosinas, los juguetes y a veces hasta la ropa.
  • Las reprimendas por llegar tarde valían la pena porque la inocencia de los juegos nunca afectaba a nadie.
  • El respeto hacia los adultos siempre estaba presente y colocarle apodos a escondidas a los maestros era parte del juego.
  • Y si de aseo se trata, recordarás que el barro era tu aliado permanente.
  • Un chorro de agua tu cómplice para calmar la sed y seguir jugando. Como decía la abuela: “déjalo que se inmunice”, ¡y nos inmunizamos! Y si al correr, la caída dejo huella, hoy es una cicatriz que orgullosamente muestras a tus hijos como insignia de una niñez feliz.

Los mejores juegos cuando éramos niños

Indiscutiblemente la niñez es la época más hermosa de nuestra vida, y cuando de recuerdos se trata, hay que hablar de juegos.

Salir al parque a jugar con los columpios, deslizarse por la resbaladilla de cabeza, de barriga o subir por ella. También, marearse en la rueda y montarse en el subi-baja son juegos memorables que añoramos.

Resuena en tu memoria juegos para compartir al aire libre como estos:

La gallinita ciega

Con ayuda de una pañoleta, tapamos los ojos de uno de los jugadores que ha sido sorteado. Le damos muchas vueltas mientras cantamos una canción y la “gallinita ciega” debe atraparte mientras le hacemos travesuras.

Al escondido

Seguro te hará reír mucho este juego donde debías encontrar los lugares más insospechados para esconderte. Dentro o fuera de casa debes ocultarte y a escondidas llegar a la meta antes de que te encuentre el buscador.

Juegos con pelota

Sea futbol, voleibol,  básquet, jugar al balón prisionero implicó horas de diversión, ejercicio físico al aire libre  y compañerismo maravilloso. Formar equipos y competir es una actividad muy sana y por demás recreativa.

Jugar a las chapas

Recuerda cuando dibujabas las pistas de carreras en el piso y luego con el dedo empujabas las chapas de refresco. Las chapas metálicas imitaban carritos por su colorido y diseños divertidos las cuales empujábamos hasta llegar a la meta sin pasarse.

Competencias de carreras

A pie o en bicicleta solían ser las más comunes, aunque las patinetas y patines también nos aportaban grandes momentos de diversión. Sin embargo, no faltaba alguna caja de madera o cartón en una pendiente para improvisar carros que permitían hacer aparatosas competencias.

El rescatado

Uno de los jugadores tiene su casa. Corre para que no te atrape y te lleve hasta ella donde te quedas paralizado. Así que debes esperar que otro jugador te “rescatara” y volver a correr como locos hasta llegar a la meta. Lo divertido es hacer una cadena de paralizados para que nos recate quien este libre.

Saltar la goma o la comba

Este es un juego que podías hacer en pandilla con ayuda de una goma estirada o una cuerda. Obviamente es más divertido cuando tus amigos hacen girar la goma o la cuerda y entras saltando con un pie, luego con los dos. Saltas solo o en parejas siempre cantando alegres versos.

Rayuela

Dibujabas al menos ocho cuadros en el piso con tiza y lanza una piedra que debe caer en uno de los cuadros.  Había que saltar con un pie en cada cuadro y omitir aquel que tenía la piedrita.

No te puedes parar, ni pisar con los dos pies el mismo cuadro y tampoco pisar las rayas. El recorrido debe hacerse de ida y de vuelta, oportunidad en te detienes a recoger la piedra para luego terminar el recorrido.

Juegos cuando éramos niños con lluvia

Pues correr al aire libre, en la calle o en el parque es el momento más agradable y divertido para cada niño. Pero si llueve, la diversión es mayor porque los chorros de agua resultan ser regaderas magnificas para un chapuzón.

Quizás terminaba en un gran resfriado, pero habría valido la pena. A veces la lluvia y el aire frio se convierten en prohibiciones para salir en pandilla y nos tocaba quedarnos en casa.

Entonces los juegos se vuelven más pasivos y recurrimos a:

  • Los Jaks o matatenas: El rebote de una pelotita de goma muy saltarina debe ser el tiempo suficiente para recoger uno a uno los Jaks, después tocaba volver a lanzarlos e ir recogiendo de dos en dos, de tres en tres… ¡Cuidado y pierdes la pelota!
  • El ahorcado: Es un juego de papel y lápiz para completar palabras secretas adivinando letras. Cada vez que falles se suma un componente al dibujo del ahorcado hasta llegar a la cuerda final y… ¡Ahorcado!
  • El juego de las sillas: Este divertido juego necesita de música y de tantas sillas como jugadores participan que se colocan en corro. La música suena y los niños circulan bailando alrededor de las sillas mientras alguien extrae una de las sillas. Al parar la música debes sentarte por lo que uno de los jugadores se queda parado y debe salir del juego
  • Los juegos de mesa tradicionales: Bingo, mus y tute con baraja española, dominó, la oca, parchis, ajedrez, tres en raya o damas son algunos de los más populares juegos cuando éramos niños.
  • Las muñecas de papel: Para las niñas era maravilloso tener una gran colección de muñecas para pasar una tarde recortando y armando las muñecas. Con múltiples vestidos y estilos te permitían colorearle a tu gusto.
  • Juegos de manos: ¡y de pies también! Acompañados con canciones como “la gallina ética peletica” te hacían chocar manos, codos e incluso los pies para moverte al ritmo de los versos.
  • Jugando carritos: El asunto no es nada más hacerlos correr rápidamente. Había que inventarse pistas difíciles y complicadas con objetos particulares para que los carritos alcanzaran velocidad para saltar.

Juegos cuando éramos niños con creatividad

Para jugar cualquier objeto sirve, siempre y cuando la creatividad y el ingenio te arropan, características típicas de cualquier niño.

Los juegos cuando éramos niños podían acompañarse con juguetes inventados por ti mismo. A continuación, te recordaré algunos de ellos:

  • Hacer carros con cajas, barcos con botellas y aviones de papel son algunas de tus manualidades más divertidas.
  • Las batallas medievales, las persecuciones de guardias y ladrones también hicieron huella en tu recuerdo. Especialmente porque podíamos hacer sombreros de papel y espadas con tubos de cartón para recrearnos como los tres mosqueteros. El papel periódico y las bolsas de papel servían como vestuarios para inventarnos escudos y trajes de indios, vaqueros y caballeros.
  • Las niñas solían diseñar collares y pulseras con los daditos y caracolitos de pasta que se pintaban con tempera.
  • Peonzas bailarinas, canicas y cometas son juegos cuando éramos niños que nunca te abandonaron y que disfrutas siempre que tienes oportunidad.
  • No puedes dejar de lado los inolvidables carros y aviones de madera, acompañantes fieles que quizás conservas aún.

¡Los juegos cuando éramos niños son inolvidables y únicos! Has memoria y recordarás otros juegos maravillosos como la píldora, los santos, las carreras de sacos y saltar el burro. Enséñalos a tus hijos y comparte la tradición de jugar sanamente.

Así que si este post ha sido de tu agrado, te invito a perpetuar tus mejores juegos cuando éramos niños, y cuéntanos cómo te entretenías de chiquillo. ¡Hasta la próxima!

 

Leave a Reply

El secreto mejor guardado por Influencers de todo el mundo.
Hey psst!... Compra Seguidores
Comprar Seguidores
Ser Influencer
O
Seguidores.Online
Comprar Seguidores