¿Qué es una Tarjeta de Red? Conoce para qué Sirve

¿Sabes cómo tu computador logra conectarse a Internet? ¿Sabes que es una Tarjeta de Red? Este componente suele ser olvidado ya que su presencia no es muy evidente, aunque aún reconozcamos a aquellas tarjetas de red que todavía requieren de cables. Pese a ello, los equipos recientes que utilizan tarjetas inalámbricas que en los equipos informáticos están integradas a la tarjeta madre lo que las hace menos notorias. Continúa leyendo para que sepas cómo funciona.

Tarjeta de red

La Tarjeta de Red

Hoy en día, para realizar casi cualquier trámite personal o para ubicar información de forma instantánea y confiable es esencial contar con una conexión a Internet, cuyos contenidos se han incrementado de forma exponencial. La mayor parte de lo que se consulta en Internet se encuentra almacenado en enormes centros de datos repartidos por todo el mundo y a los cuales solemos llamar eufemísticamente como Nube. Es dicho espacio virtual el que nos brinda la posibilidad de acceder a la información que requerimos para trabajar o entretenernos.

No obstante, no podemos aprovecharnos del almacenamiento en la nube de no ser por un pequeño componente de hardware de nombre “Tarjeta o placa de red”, un dispositivo que, por medio de cables u ondas de radio nos posibilita establecer contacto con otras computadoras remotas. De no contar con la tarjeta de red en cualquiera de nuestros equipos personales, no podríamos acceder a Internet, así como tampoco a las otras computadoras dentro de la red de nuestro entorno laboral o de casa.

La conectividad a Internet se ha hecho tan imprescindible que, quizás con algunas excepciones, toda computadora fabricada en los últimos años debe traer instalada una tarjeta de red, así de importante es este componente. Por todo lo anterior, en los párrafos a continuación, nos dedicaremos a explicar todo lo concerniente a las tarjetas de red, desde sus modelos y tecnologías, hasta como es el proceso de su instalación y configuración correcta, con la finalidad de sacarles el mejor provecho.

¿Para qué sirve una Tarjeta de Red?

La tarjeta de red es uno de los más importantes componentes de hardware de una computadora, mucho más inclusive que las tarjetas de video o de audio. Mayormente no les damos la atención que se merecen esencialmente porque su actividad no requiere de gran intervención del usuario, esto es, que para poder utilizarla no hay nada que debamos hacer, excepto conectar el cableado pertinente.

Lo que resulta evidente es que sin tarjeta de red, no podríamos establecer conexión con Internet ni con otras computadoras, no pudiendo tampoco mantener actualizados los distintos controladores (drivers) o resolver cualquier otro problema. Bien se conoce lo dificultoso que es lograr acceso a unidades de almacenamiento externo cuando el Windows nos funciona apropiadamente. De contar con los servicios de una tarjeta de red que nos provea de acceso a Internet de forma rápida, todas nuestros problema ser resolverían casi de modo instantáneo y de forma mucho más efectiva.

Tarjeta de red

A la tarjeta de red igualmente se le conoce como Tarjeta de conexión de red, Adaptador LAN, Interfaz de red y otras denominaciones en ingles como Network Interface Card o Network Interface Controller, y fundamentalmente es un componente de hardware que provee al equipo en el cual se encuentra instalada de facilidades de conexión a  internet o a una red de computadores. Son muy variados los dispositivos que tienen instalados una tarjeta de red para su conexión con otros equipos, donde las que más se conocen son las tarjetas de red que usualmente vemos en los computadores de escritorio o las portátiles.

La función elemental que ejecuta toda tarjeta de red es el preparado, envío y control de los paquetes de datos que han de ser transmitidos hacia otros dispositivos conectados a una misma red local o a redes remotas. Tales dispositivos pueden ser casi de cualquier clase, como por ejemplo unidades de almacenamiento externo, equipos de impresoras y demás. Es de hacer notar que las computadoras que se encuentran conectadas entre sí en cualquiera de esas redes ni siquiera deben estar controladas por el mismo sistema operativo.

El propósito primordial de esta intercomunicación es permitir la compartición de recursos como Internet, hardware propio y usar hardware externo y documentos alojados remotamente, esto es, que distintos computadores o dispositivos puedan servirse de un único sistema de hardware localizado en otro sitio, lo cual redundará positivamente en la organización y en el presupuesto.

A partir de ello, se puede concluir que la finalidad esencial de toda tarjeta de red es la de proveer un enlace simple de implementar, al menos para el usuario, entre las diversidad de computadores que pueden constituir una red. Lo que significa que la tarjeta de red es el enlace físico entre los computadores y la red que la conecta con otros dispositivos, conexión que se puede implementar por medio de cables o de manera inalámbrica, como veremos en lo que resta de este artículo.

¿Cómo funciona la Tarjeta de Red?

De acuerdo a lo considerado previamente sobre que la tarjeta de red posibilita la conexión entre los distintos equipos de una red y la cual se realiza por medio de un cable o de forma inalámbrica, el procedimiento de cómo opera este tipo de tarjetas puede ser descrito de modo sencillo, sin ahondar en datos muy técnicos que complicarían la finalidad de este artículo, la cual es explicarlo simple.

Tarjeta de red

Esencialmente, una tarjeta de red funge de intermediario entre un computador y una red de datos. Por ejemplo, cuando alguna persona desea acceder a un computador que forma parte de una red doméstica, red remota, o a una página web específica o a un servicio en Internet, la tarjeta de red  transformará la petición recibida desde el procesador del computador solicitante, de datos digitales a señales eléctricas que serian transportadas por medio de un cable.

Dichas señales eléctricas vendrían a ser recibidas por un computador en la red o por el servidor web en Internet, y son transformados de nuevo en datos digitales en la tarjeta de red, para ser luego procesados por la CPU del equipo receptor, el cual ejecutaría la tarea solicitada, y cuyo resultado sería retornado a la tarjeta de red, que realiza el proceso inverso para remitirlo al o los computadores solicitantes como respuesta. Este mismo proceso es realizado por cada petición requerida.

No obstante, para que esto tenga lugar, además de la placa de red, hay otra serie de dispositivos que desempeñan un rol muy específico con los otros componentes de la red. Un modelo demostrativo de ello es cuando disponemos de una red que se compone de varias computadoras y dispositivos. Si deseamos que toda la red pueda acceder a Internet, entonces se requiere intercalar un equipo enrutador (mejor conocido como router) entre las placas de red y el punto de acceso a Internet.

Finalmente, se deben resaltar dos cosas importantes: primero, que cada tarjeta de red cuenta con una identificación o serial único, que es parte de su configuración interna, al cual se llama “Dirección MAC” y con la cual se reconoce de forma física a la placa, y segundo, la misma tarjeta es reconocida de forma lógica a través de un protocolo especifico de Internet, por un identificador al que popularmente se conoce como «Dirección IP».

Dirección MAC

Toda placa de red cuenta con un código de identificación conformado por 48 bits en hexadecimal (6 bloques de dos caracteres hexadecimales [8 bits]) que corresponden de modo exclusivo a una tarjeta o dispositivo de red. Éste es asignado por los fabricantes legales de Hardware, y al cual se denomina dirección MAC (Media Access Control; control de acceso al medio). A éste igualmente se le conoce como dirección física la cual es independiente del protocolo de red que se emplee.

Tarjeta de red

Estas direcciones exclusivas de hardware usualmente las administra el “Instituto de Ingeniería Eléctrica y Electrónica” (IEEE, Institute of Electronic and Electrical Engineers). Los tres octetos iniciales (24 bits) del identificador MAC, señalan al proveedor particular y se le conoce como código OUI (Organizationally Unique Identifier, identificador único de organización), el cual lo designa el mismo IEEE, el cual, en combinación con otro identificador de 24 bits conforman la dirección MAC completa.​

Una dirección MAC típica dispone del siguiente formato: «B7-T0-b6-D3-E9-99». Toda computadora o dispositivo que cuente con la capacidad de conectarse a una red o a Internet, deberá contar con una dirección MAC única, por la cual será reconocida de forma fehaciente.

Dirección IP

La dirección IP es una agrupación de números o caracteres con los cuales se identifica lógicamente y jerárquicamente a una tarjeta en la red (componente de conexión) de un dispositivo (computador, portátil, teléfono inteligente) que emplee el protocolo (Internet Protocol) o, que suele corresponder al nivel de red del modelo TCP/IP. En la actualidad se usa el protocolo IPv4 y se está incorporando gradualmente el protocolo IPv6.

A esta dirección IP no se le debe confundir con la dirección MAC, con el que se reconoce de modo único a una tarjeta de red y no está supeditado a ningún protocolo de conexión que se utilice en la red. La dirección IP suele cambiar de forma frecuente dado los cambios de red, o debido a que el dispositivo responsable dentro de la red de asignar estas direcciones, resuelva asignar otra dirección IP (por ejemplo, como ocurre con el protocolo DHCP).

A esta modalidad de asignación de direcciones IP se le llama igualmente dirección IP dinámica (regularmente se les conoce como IP dinámica). Los lugares de Internet que por su condición requieren de estar disponibles de modo permanente, usualmente necesitan tener asignada una dirección IP fija (conocida como IP fija o estática). Ésta no suele variar con el tiempo. Los equipos servidores de correo, DNS, FTP públicos y servidores de páginas web forzosamente deben disponer de una dirección IP fija o estática, ya que de esta manera se facilita su localización en la red.​

Tarjeta de red

Los dispositivos usualmente se conectan entre sí por medio de sus correspondientes direcciones IP. No obstante, para las personas es más sencillo acordarse de una denominación de dominio que los dígitos de una dirección IP. Los equipos servidores de denominaciones de dominio DNS (Domain Name Server), suelen «traducir» el nombre de dominio en una dirección IP. De cambiar la dirección IP dinámica, es suficiente con mantener actualizada la información en los servidores DNS, de tal manera que las personas puedan seguir accediendo al dispositivo mediante el nombre de dominio.

Direcciones IPv4

Una dirección IPv4 suele expresarse por medio de una numeración binaria de 32 bits, con el cual se puede obtener un rango de hasta 4.294.967.296 (2³²) direcciones posibles. Toda dirección IP se pueden expresar como dígitos de representación decimal: para ello se han de dividir los 32 bits de la dirección en cuatro octetos.

El valor decimal de los octetos suele ubicarse en el rango de 0 a 255 (el valor binario de 8 bits más elevado es 11111111 y esos bits, leídos de derecha a izquierda, pueden valer 1, 2, 4, 8, 16, 32, 64 y 128, totalizando 255). Para la denotación de direcciones IPv4 en decimales se deben separar los octetos por un carácter único «.». Cada uno de dichos octetos puede encontrarse comprendido entre 0 y 255. Ejemplo de una dirección IPv4: 10.128.1.253.

Direcciones IPv6

Una dirección IPv6 funciona de la misma forma que su antecesora IPv4, pero como parte del protocolo IPv6. Se compone de 128 bits y puede ser representada en una notación hexadecimal de 32 dígitos. IPv6 posibilita en la actualidad que cada persona en el planeta tenga asignados algunos millones de direcciones IP, ya que puede ser implementada con 2128 (3.4×1038 accesos direccionables). Su ventaja en relación con la dirección IPv4 es evidente en cuanto a su extensión de direccionamiento.

Su expresión es usualmente hexadecimal y para separar cada par de octetos se utiliza el símbolo «:». Un bloque comprende desde 0000 hasta FFFF. Ciertas reglas de notación sobre cómo deben ser representadas  las direcciones IPv6 son:

  • Los ceros al inicio se pueden omitir.
    • Ejemplo: 2001:0123:0004:00ab:0cde:3403:0001:0063 -> 2001:123:4:ab:cde:3403:1:63
  • Los bloques adyacentes de ceros pueden ser comprimidos usando «::». Esta operación únicamente se puede realizar una vez.
    • Ejemplo válido: 2001:0:0:0:0:0:0:4 -> 2001::4.
    • Ejemplo no válido: 2001:0:2001::2:0:0:1 o 2001:0:0:0:2::1.

Tarjeta de red

Características

Como parte de las características más usuales de toda tarjeta de red suelen referirse las siguientes:

  • La totalidad de ellas cuentan con su propia y única dirección MAC la cual debe estar impresa en su cuerpo.
  • Un enlace a una red implica la adjudicación de una dirección IP con la cual se suele identificar, de forma lógica, a dicha tarjeta de red. Ésta es una agrupación de números separados por puntos. Si se trata de una red local, dicha dirección suele ser privada al tanto que si es pública, la IP igualmente lo será.
  • La operación de una tarjeta de red puede verse afectada por un firewall, lo cual se debe verificar.
  • Jumbo Frame es un atributo fundamental para quien pretende transmitir inmensos volúmenes de datos, esto es, que para ello tu placa debe contar con 1 Gbps o más.
  • Hay diversos estándares con los que toda tarjeta puede o no ser compatible y que implican unas u otras características de conexión.
  • Existen tarjetas especiales diseñadas para conformar redes virtuales; éstas requieren de compatibilidad con el estándar IEEE 802.1q.
  • Si estas en busca de calidad en tus transmisiones, por ejemplo, si efectúas streaming de modo profesional, no debes perderte la utilización del estándar IEEE 802.1p.
  • Otras hacen alusión a su velocidad y su alcance y las evaluaremos luego en los tipos de tarjetas de red existentes.
  • La velocidad que usualmente prometen jamás será la misma que consigas, esto es, lo que la tarjeta suele indicar como velocidad de transmisión es una cifra teórica que nunca lograremos, pues las distintas condiciones del entorno de conexión la van mermando de forma gradual.
  • El soporte Full-Duplex permite duplicar la velocidad de transmisión.
  • Algunos modelos suelen disponer de indicadores de estado que sirven para indicarnos en qué condiciones se encuentran en cada momento.

Tipos de Tarjetas de Red

Una tarjeta de red era, hasta no hace mucho tiempo, un componente de hardware que requería ser instalado como una ampliación del sistema, esto es, se le insertaba dentro del computador en una de las ranuras de expansión. Este tipo de instalación eventualmente necesitaban de la asistencia de un técnico para su correcta instalación y configuración, sumado a que regularmente eran mucho más costosas.

No obstante, al pasar del tiempo algunos cambios tuvieron lugar y, merced a la reducción de los costos de los chips que son el componente fundamental de las tarjetas de red, actualmente es casi imposible conseguir un computador que no disponga, como parte de su hardware, de una tarjeta de red incorporada en el mismo circuito de la placa madre.

Con ello el usuario se ahorra el dinero de adquisición de una placa de red externa, ya que el reducido costo de estos chips Ethernet de red en poco incrementan el precio final del equipo. A ello se añade lo cómodo que resulta sencillamente estar acoplados a la placa madre sin tener que ocuparse por igualmente hacer operar una tarjeta externa para poder enlazarse a una red o a Internet.

Aún así, si nos vemos necesitados de instalar una tarjeta de red externa a cualquiera de las ranuras de expansión PCI de la computadora para ampliar la operatividad del sistema o para cumplir con ciertos requerimientos técnicos, siempre se puede hacer sin ningún tipo de inconveniente u obstáculo. Se ha de resaltar  que las clases de tarjetas de red que con más frecuencia se consiguen son las del tipo inalámbrico, denominada Wifi, y del tipo cableadas, llamadas como Ethernet, a las cuales nos referiremos con mayor detalle en los párrafos siguientes.

Tarjetas de Red Ethernet

Hoy en día, las placas de red del tipo Ethernet son las que más usan para la instalación de redes y el acceso a Internet, ya que, esencialmente, su cableado puede extenderse por centenares de metros sin que la información que transita por él experimente ninguna clase de modificación o corrupción por elementos externos como por ejemplo perturbaciones electromagnéticas.

Se pueden distinguir con mucha facilidad de los otros tipos de placas de red dado su conector cuadrado, denominado RJ45. Esta clase de conectores no siempre estuvieron incorporados en las tarjetas de red, ya que a través del tiempo este hardware utilizó variados tipos de conectores, como por ejemplo BNC (Bayonet Neill-Concelman), AUI (Attachment Unit Interface), MII (Media Independent Interface) y GMII (Gigabit Media Independent Interface) hasta llegar al estándar final, hasta la fecha, que es el citado RJ-45.

Esta clase de interfaz tiene la capacidad de trabajar a diversas velocidades de transmisión, como por ejemplo 10 Mbit/s ó 10/100 Mbit/s, esto es, dentro del rango de lo que es conocido como estándar Fast Gigabit, pero igualmente permiten velocidades de hasta 1 Gigabit por segundo que corresponde al patrón Gigabit Ethernet y de unos 10 Gigabits para el de 10 Gigabit Ethernet.

Se ha de destacar que la rapidez de transmisión de estos componentes siempre son hipotéticas y suele ser medidas en condiciones ideales de operación. A nivel práctico, estos valores suelen verse menguados por una amplia variedad de problemáticas como por el ejemplo la radiación electromagnética, la condición del cableado y la calidad de la instalación de la red, entre numerosos otros factores.

Tarjetas de Red Wifi

La segunda clase de placa de red de mayor popularidad actualmente es la del tipo inalámbrica, cuyo primordial método de transmisión es Wifi. Esta clase de placa puede ser esencialmente de dos categorías, así como las de modelo Ethernet: placa de red inalámbrica externa, esto es, que suele conectarse a un ranura disponible en la tarjeta madre de la computadora, y las del modelo inalámbrico integrado, las cuales usualmente están presentes en teléfonos, tablets, computadores portátiles y numerosos otros tipos de dispositivos.

A las placas de red inalámbricas para computadores se les distingue con facilidad de las del tipo Ethernet en razón de las antenas que suele poseer esta clase de dispositivos para la emisión y recepción de datos. A esta altura se debe destacar que la mayor parte de los computadores portátiles existentes cuentan con ambos tipos de placas de red, Ethernet e Inalámbrica, a excepción de aquellos en los que las antenas están escondidas dentro de su gabinete.

Las placas de red inalámbricas Wifi se distinguen entre ellas de acuerdo a la velocidad de transmisión de datos a la que pueden funcionar. Esto viene dado por la clase de estándar para el que fueron concebidas: IEEE 802.11b, IEEE 802.11g e IEEE 802.11n. En tal sentido, hay cuantiosos otros estándares Wifi, pero los ya señalados son los más utilizados en prácticamente todas las implementaciones. Es por tal razón que estos componentes muestran anotaciones tales como “Compatible con B, G, N” y otros textos que hacen alusión a dichas normas.

El que dio inicio a dichos estándares fue el IEEE 802.11b, puede operar a velocidades de hasta 11 Mbit/s, con una alcance teórico de más de 400 metros. El segundo de ellos es el IEEE 802.11g, con el cual se pueden lograr velocidades de transmisión de hasta 54 Mbit/s con igual alcance que el ya citado. En lo referente al estándar IEEE 802.11n, es el que mayor rendimiento puede brindar de los tres, ya que puede lograr velocidades de funcionamiento de hasta 300 Mbit/s con una cobertura de hasta 800 metros.

Estos valores para las placas de red inalámbricas Wifi son universales, esto es, que se emplean en todo el mundo. Esto se debe básicamente a que utilizan una franja de frecuencias de radio que se ubica en los 2.4 GHz. Si bien ello se constituye en una ventaja, ya que posibilita la estandarización global, igualmente implica algunos inconvenientes muy específicos para la recepción y envió de datos.

El problema reside en que esta misma franja de operaciones de radio, la de 2.4 GHz, igualmente es empleada por otros estructuras de transmisión de datos como Bluetooth, que funcionan en la citada frecuencia de radio, y que podrían y efectivamente lo hacen, afectar la señal Wifi. Aunque ello fue corregido parcialmente desde la versión 1.2 de Bluetooth, en la que se implementaron ciertas modificaciones para impedir que los datos transmitidos en la misma frecuencia chocaran, aún hay situaciones en las cuales ello sigue ocurriendo, dando como resultado pérdidas de datos y una deficiente calidad de conexión.

No obstante, éste no es el único inconveniente que usualmente enfrenta el estándar Wifi cuando se le utiliza en casa, oficina o la empresa. La tecnología Wifi, al ser simple y fácil de conectar y de utilizar, es empleada de forma simultánea por millones de usuarios para toda clase de implementaciones, como por ejemplo Internet de las cosas, televisores inteligentes y otros dispositivos, lo que da lugar a una pronta saturación del espectro radioeléctrico.

Esto ocasiona que los enlaces de larga distancia, esto es, las conexiones de más de un centenar de metros, resulten afectadas y brinden una pobre estabilidad y seguridad. Si a ello le agregamos que Wifi es un estándar concebido para efectuar enlaces de corto alcance, su empleo en implementaciones que superen los pocos metros pueden seguramente verse muy afectadas por interferencias de radio y de cualquier otra índole.

Los Estándares Wifi más Conocidos son:

Estándar 802.11

  • Velocidad hipotética: 2 Mbit/s
  • Velocidad efectiva: 1 Mbit/s
  • Frecuencia de operación: 2,4 GHz
  • Ancho de banda: 22 MHz
  • Cobertura: 330 metros

Estándar 802.11a

  • Velocidad hipotética: 54 Mbit/s
  • Velocidad efectiva: 22 Mbit/s
  • Frecuencia de operación: 5,4 GHz
  • Ancho de banda: 20 MHz
  • Cobertura: 390 metros

Estándar 802.11b

  • Velocidad hipotética: 11 Mbit/s
  • Velocidad efectiva: 6 Mbit/s
  • Frecuencia de operación: 2,4 GHz
  • Ancho de banda: 22 MHz
  • Cobertura: 460 metros

Estándar 802.11g

  • Velocidad hipotética: 54 Mbit/s
  • Velocidad efectiva: 22 Mbit/s
  • Frecuencia de operación: 2,4 GHz
  • Ancho de banda: 20 MHz
  • Cobertura: 460 metros

Estándar 802.11n

  • Velocidad hipotética: 600 Mbit/s
  • Velocidad efectiva: 100 Mbit/a
  • Frecuencia de operación: 2,4 GHz y 5,4 GHz
  • Ancho de banda: 20/40 MHz
  • Cobertura: 820 metros

Estándar 802.11ac

  • Velocidad hipotética: 6.93 Gbps
  • Velocidad efectiva: 100 Mbit/s
  • Frecuencia de operación: 5,4 GHz
  • Ancho de banda: 80 o hasta 160 MHz
  • Cobertura:

Estándar 802.11ad

  • Velocidad hipotética: 7.13 Gbit/s
  • Velocidad efectiva: Hasta 6 Gbit/s
  • Frecuencia de operación: 60 GHz
  • Ancho de banda: 2 MHz
  • Cobertura: 300 metros

Tarjetas de Red de Fibra Óptica

Son las de mayor rapidez, como te lo podrás imaginar. No obstante, su atributo de mayor importancia se encuentra en la tecnología de administración de la señal, que se logra por impulsos de luz. Con ello se posibilita que los datos se puedan transmitir a mayores distancias, lo que permite, a su vez, que recorran un trayecto en mucho menor tiempo que el que se consigue con las otras tecnologías de tarjetas.

Otros Tipos de Tarjetas de Red

Aunque en la actualidad predominan dos tipos de tarjetas o placas de red, cierto tiempo atrás coexistieron diversos modelos de ellas, las cuales variaban sus características de acuerdo a la tipología de arquitectura de red para la cual habían sido concebidas. Entre ellas conseguimos a las siguientes:

Arcnet

Arcnet, que significa Attached Resource Computer NETwork, fue un tipo de arquitectura de red de uso local (LAN) que empleaba una modalidad de acceso de traspaso de testigo semejante a la empleada en el estándar Token Ring. Ésta fue creada en el año 1977 por una empresa denominada Datapoint Corporation, y con ella se brindaba una topología física a modo de estrella, usando cableado coaxial y hubs pasivos o activos. Con ella se lograban velocidades de trasmisión de cerca de 2 MBits, pero como con esta configuración no solían producirse  colisiones de paquetes, su rendimiento total era parecido al de Ethernet.

Algo que se puede destacar de Arcnet es que fue el sistema precursor de redes de uso masivo, lo que promovió el que se pudiesen compartir archivos y recursos en instalaciones distintas a los grandes centros de investigación. Esta tipología fue muy implementada en redes de oficina en la década de los años 1980, pero fue cediendo espacio ante el surgimiento de otras tecnologías más económicas y simples de implementar como Ethernet.

Token Ring

Token Ring fue un diseño de red cuyo desarrollo estuvo a manos de la empresa IBM en la década de los años 1970. Constituía una configuración lógica en anillo y modalidad de acceso de traspaso de testigo, lo que quiere decir que los computadores y dispositivos que se encontraban conectados a la red lo lograban hacer en una especie de anillo. La generación inicial de Token Ring podía lograr una velocidad de transmisión de cerca de unos 4 Mbps, pero con el surgimiento de Token Ring II en el año 1988, esta rapidez pudo incrementarse hasta los 16 Mbps.

Token Ring, en su tiempo, brindaba una variedad de ventajas sumamente particulares, como por ejemplo, no requerir de enrutamiento, así como que el nodo, al estar concebido como repetidor, posibilitaba extender el tamaño de la red y muchas otras. Pero de igual modo tenía sus desventajas, como por ejemplo, ser muy propensa a fallas, ya que dada su topología, si un nodo llegaba a fallar, arrastraba consigo a toda la red.

Actualmente, las redes del tipo Token Ring y sus componentes ya no se utilizan debido al surgimiento de Ethernet, mucho más económico y simple de implementar.

Tarjetas de Red USB

Mucha gente sabe que las tarjetas de red USB no son exactamente lo que dicen ser, esto es, no satisfacen la totalidad de los requerimientos para que se les considere como autenticas placas de red. Esta clase de componentes, si bien son de gran utilidad cuando necesitamos de los servicios de red y nuestro computador carece de ellos, son en verdad solo un hardware que posibilita enlaces de red por medio de cualquier puerto USB de nuestra computadora, y se suelen llamar tarjetas de red, pero no deben ser consideradas como tales.

Velocidades de las Tarjetas de Red

Hay disponibles muchísimas variedades de tarjetas de red, de cualquier clase de fabricantes, características y tipos, siendo clasificadas la totalidad de ellas por velocidades, como 11 Mbps, 54 Mbps o 100 Mbps, que nos indican a qué velocidad dichos componentes deberían operar. Esta información se puede obtener de forma simple, por ejemplo, en el Sistema Operativo Windows, cuando se pulsa con el botón derecho del mouse en el icono de redes y luego se elige el enlace “Configuración de redes e Internet”.

Pese a lo que indica la caja donde viene la placa de red, o la información que nos brinda el sistema operativo en referencia a la velocidad a la que pueden funcionar estos componentes, esto no quiere decir que esa sea la rapidez de enlace efectivo a Internet. Esto se debe a una multiplicidad de razones como lo puede ser el ancho de banda de que se dispone y la velocidad de Internet que le pagamos a quien nos provee dicho servicio.

Por ejemplo, si lo que cancelamos a nuestro proveedor de Internet (Internet Service Provider o ISP) es por una velocidad de descarga de 20 Mbps, utilizar una placa de red con capacidad de lograr 100 Mbps no incrementará de forma mágica la velocidad de funcionamiento de nuestra conexión. En los mejores casos, podremos obtener solamente valores de descarga próximos a la velocidad contratada.

Por otra parte, de ser el caso que estemos conectándonos por un enlace a Internet que nos posibilite descargar a 20 Mbps, pero nuestra placa de red únicamente tiene la capacidad de recibir y transmitir 10 Mbps, la rapidez a la que podríamos descargar se verá restringida a este último valor, ya que ese es el límite para el cual fue diseñada la tarjeta en referencia. Esto quiere decir que la velocidad de operación de nuestra red va a estar determinada por el más lento de los componentes que la conforman. Además, hay otro importante factor a la hora de evaluar la velocidad de una tarjeta de red, y es el ancho de banda.

 

Para comprender esto mejor, vamos a considerar el siguiente escenario: Imagina que disponemos de un enlace a Internet de 100 Megas, y nuestras placas de red pueden operar a dicha velocidad, pero cuatro de los computadores con que contamos se encuentran descargando de forma simultánea. Lo que va a ocurrir es que el valor de 100 Megas del enlace se va a dividir en cuatro, por lo cual cada uno de esos 4 computadores estaría descargando a solo una tasa de 25 Megas.

Consejos para Comprar una Tarjeta de Red

Aunque hoy día, la mayor parte de las placas madre y equipos de marca que se pueden comprar en el mercado suelen venir dotadas con una tarjeta de red integrada, no deja de ser cierto que hay un amplia variedad de escenarios en los que podría plantearse la necesidad de disponer de una placa de red adicional. El más frecuente de dichos escenarios es el de proveer a nuestra PC de escritorio de capacidad Wifi, para que así pueda acceder a la red local desde cualquier sitio en el cual no se pueda instalar el cableado necesario para un enlace Ethernet.

Si deseamos dotar a nuestra computadora con una placa de red adicional o una placa inalámbrica Wifi, debemos tener presente ciertas consideraciones, para que nuestra inversión resulte valiosa, no solo en términos de rendimiento sino también de calidad. Por tal motivo, a partir de este punto, dejaremos a disposición de aquellos usuarios que recién comienzan a vivir sus experiencias iniciales en lo concerniente a la sustitución o compra de componentes para su PC, una lista con las primordiales cosas a tener presente antes de adquirir una tarjeta de red.

Aunque pueda parecer obvio, lo que primeramente debemos evaluar es el costo. Pese a que el mayor precio de una tarjeta de red usualmente es indicativo de mejores prestaciones y mejor calidad de fabricación, no deja de ser cierto que hemos de evaluar su desempeño en nuestra computadora, para no valorar de forma excesiva dicha compra.

De esta forma no gastamos dinero adicional en características a las que jamás daremos uso, o no se encuentran contempladas en nuestra instalación de red, como por ejemplo, un mayor número de antenas, de interfaces o velocidades superiores a las que podríamos tener disponibilidad, excepto de que tengamos planes de expandir el sistema a posteriori.

Existen otros dos elementos que debemos tener en gran consideración, ya que tiene mucha relevancia a la hora de obtener el mejor desempeño de la red o el enlace, y son la arquitectura de red en la va a operar la tarjeta y la velocidad de datos que podrían alcanzar. Las dos clases de estándares más diseminados y económicos en la actualidad son Ethernet y Fast Ethernet.

Para el caso de las placas de red inalámbricas, hemos de confirmar que la clase de estándar Wifi sea compatible con los otros dispositivos, ya que de no ser así todo operaría al límite al que le sujeta el componente más lento. Para confirmar los estándares Wifi y las velocidades de transmisión que pueden lograrse, podemos volver a revisar los detalles de los estándares de Wifi ya señalados en párrafos previos.

De no ser una placa de red Ethernet, igualmente es de importancia verificar la clase de cableado que se utilizará. Si bien en la actualidad ya no se usan cables coaxiales con interfaces de tipo BNC, es probable que en alguna instalación antigua podamos conseguirnos con ellos. El tipo de cableado que se emplea hoy día es el llamado UTP con conector RJ45 (10 base T y 100 base TX), o igualmente par cableado de fibra óptica (100 base FX).

Como ya es de nuestro conocimiento, el computador en su motherboard cuenta con conectores llamados ranuras en las que podríamos conectar placas complementarias. Estas ranuras suelen corresponder a un bus particular, que pueden actualmente ser del tipo ISA, PCI o PCIe. Si deseamos instalar la placa de red sin inconvenientes, primeramente tenemos que reconocer la disponibilidad de alguna ranura de bus disponible, y de qué tipo es. De tales datos va a depender la compra de la tarjeta.

De estar disponible una ranura de bus PCI, la tarjeta a adquirir debe ser PCI. Se debe evaluar el número de bits al que puede funcionar la tarjeta de red, 32 o 64 bits. Un puerto PCI acepta tarjetas de 32 o 64 bits, pero es mejor una tarjeta de red de 64 bits en caso de desear mejor desempeño, si eso es lo que estamos buscando. Finalmente, pero no por ello de menor relevancia, un dato de enorme valor es conocer de cual marca se va a adquirir la tarjeta de red.

Si bien hoy en día no son muchos los fabricantes, esto es, son contadas las marcas de mayor presencia en el mercado, siempre hemos de escoger un fabricante de renombre y que cuente con trayectoria, como por ejemplo TP-Link, quien además de disponer de servicios postventa, igualmente nos provee de manuales con toda la información precisa y en nuestro idioma de como instalar y configurar sus productos. Al ser fabricantes reconocidos, suelen mantener actualizados los controladores de placas de red, con lo cual podemos obtener el mejor desempeño de dichos componentes.

¿Qué es una Tarjeta de Red Integrada?

Actualmente la totalidad de las tarjetas madre ofrecen la opción de conexión a un router o a una red por medio de un puerto de red integrado de forma directa a ella. Con ello no nos vemos forzados a adquirir una tarjeta de red adicional, de tal modo que nos ahorraríamos los gastos de su compra e instalación, a excepción de que requiramos necesitarla para aplicaciones especiales o no usuales.

Estas placas de red integradas fundamentalmente son de dos tipos: para uso de cables o para Wifi, punto que se explica con facilidad puesto que si es una tarjeta de red Wifi, éste es un conector en el que usualmente se conecta la antena. De ser una placa de red para cable, suele ser un conector de tipo RJ45, el cual es una interfaz semejante al del teléfono de línea, pero algo más grande, y en el cual se debe conectar el cable Ethernet que proviene del router.

Hasta cierto tiempo atrás, esta clase de placas de red para Ethernet se constituían en el estándar para los computadores de escritorio, no obstante con el pasar de los años han sido sustituidas por las tarjetas Wifi. Esto es algo que se puede evidenciar enormemente en las computadoras más recientes del tipo portátiles, gran parte de las cuales ya no brindan la opción del conector físico.

Las placas de red con Wifi integrada disponen de todo lo que se requiere, chips receptor y emisor, para poder enlazarse a un router inalámbrico sin inconvenientes, al igual que las placas de tipo Ethernet, esto es, que no necesitaremos de agregar software externo para poder utilizarlas de forma directa, a excepción de las tarjetas Wifi, a las cuales si vamos a tener que adjuntarle la antena, la cual suele incluirse como parte del mismo paquete de la tarjeta madre.

Igualmente en el mercado hay otra clase de placa de red integrada, pero cuya utilización no se encuentra muy difundida, y se desconoce cuál será su futuro. Esta clase de placas integradas nos posibilita enlazarnos a un servicio de Internet celular, esto es, que nos brinda la oportunidad de conectarnos a redes de banda ancha móvil. Como con cualquier otra clase de placa de banda ancha móvil, estas se encuentran asociadas a un operador exclusivo, y únicamente las podremos utilizar dentro del entorno de operación de dicho proveedor.

Es importante destacar a esta altura que un computador puede tener instalado las dos clases de tarjeta de red de modo simultáneo, es más podemos contar con el número de placas de red que queramos, mientras que la placa madre disponga de los puertos necesarios y nosotros contemos con los conocimientos necesarios para implementar una configuración multitarjeta de red como la señalada.

Habilitar y Deshabilitar una Tarjeta de Red

En el caso de adquirir una placa de red para sustituir la tarjeta original que viene incorporada en la computadora con el propósito de obtener un mejor desempeño o una mejor calidad, cualquier tutorial será de mucha utilidad, ya que a través de esta serie de instrucciones aprenderemos el procedimiento requerido para poder habilitar o deshabilitar la placa de red integrada en unos escasos minutos de la forma más sencilla y eficaz posible.

Igualmente se debe destacar que este procedimiento asimismo nos será de suma utilidad en el caso de que llegasen a producirse conflictos de hardware con otros componentes. Igualmente es necesario señalar que este procedimiento está centrado en Windows 10, no obstante es muy parecido en la totalidad de las versiones del este sistema operativo.

Para que el procedimiento se realice de forma exitosa, primero se debe acceder a la BIOS (Basic Input Output System o Sistema Básico de Entrada y Salida) de nuestra computadora, pero de seguir las instrucciones reseñadas más abajo, al pie de la letra, no conseguiremos problema alguno.

Paso 1

Se debe reiniciar el computador de la manera como lo recomienda el fabricante o el sistema operativo en él instalado.

Paso 2

Al tanto la computadora se va encendiendo, debemos pulsar de forma repetida la tecla o combinación de teclas configuradas para tal fin. Se ha de destacar que a causas de la gran variedad de fabricantes y modelos, no suele ser siempre la misma tecla para todos las situaciones.

Para saber cuál es la tecla o la combinación apropiada de ellas, hemos de observar de forma detenida la parte inferior de la pantalla (previo a que arranque el sistema operativo). Allí con seguridad observaremos la siguiente leyenda «Press XXX for enter setup», o algo parecido, en la cual XXX indicará la tecla que debemos pulsar para poder acceder a la BIOS. Como alternativa, siempre se puede recurrir al manual del computador o buscar en Internet dichos datos.

Paso 3

Ya posicionados en la pantalla principal de la BIOS, para efectuar cualesquiera de las dos acciones, lo que primeramente debemos hacer es ubicar la opción llamada “Integrated peripheals”, “Features Setup” o semejante y pulsamos la tecla “Enter”.

Paso 4

La habilitación o deshabilitación de la tarjeta de red integrada es tan fácil como ubicar la opción denominada  “Onboard Lan” y por medio de las teclas “AvPAG” o “RePAG” escoger “Enabled” para su habilitación o “Disabled” para su deshabilitación .

Paso 5

Toda vez escogida la opción buscada, se debe pulsar la tecla “Esc” para poder retornar a la pantalla principal de la BIOS.

Paso 6

Para conseguir que la computadora aplique los cambios realizados, los mismos deben ser guardados. Para tal fin debemos elegir la opción “Save & Exit Setup” y presionar luego la tecla “Enter”.

Paso 7

En la subsiguiente pantalla se deben reafirmar los cambios que hemos efectuado. Para lo cual hemos de presionar la tecla “Y” de ser afirmativo y “N” en el caso opuesto.

Paso 8

Únicamente lo que resta es el reinicio de la computadora e instalar los controladores en el caso de haber deshabilitado la tarjeta incorporada y haber instalado una nueva.

Otros artículos que igualmente te pueden resultar interesantes son:



También te puede interesar:
Comprar Seguidores
Letras para Instagram para cortar y pegar

ParadaCreativa*
Descubrir Online*
IK4*
MiBBMeMima*
Tramitalo*
Minimanual*
Un Como Hacer Todo sobre Tecnología
Tarabu*
Ejemplos NXt*
GamingZeta*
LavaMagazine*
TipoRelax*
Trucoteca*
ZonaHeroes*
TipoRelax*